Evaporación al vacío para el tratamiento de aguas residuales industriales

Cientos de proyectos en todo el mundo

Ros Roca
Bp Solar
Mercedes
Arcelor Mittal
Acciona
Balay

Evaporación al vacío

Esta demostrado que los sistemas de evaporación al vacío son una de las tecnologías de tratamiento de aguas residuales más eficientes. Condorchem Envitech ha diseñado e instalado más de 250 plantas de evaporación al vacío en todo el mundo, consiguiendo magníficos resultados ambientales y económicos.

La evaporación al vacío consiste en reducir la presión del interior de la caldera del evaporador por debajo de la presión atmosférica. Esto permite reducir la temperatura de ebullición del líquido a evaporar, lo que reduce la cantidad de calor a aportar/eliminar en el proceso de ebullición y de condensación, además de otras ventajas técnicas como la de poder destilar líquidos con alto punto de ebullición, evitar la descomposición de sustancias sensibles a la temperatura, etc.

Teniendo en cuenta que la evaporación es un sistema de separación, se constata la presencia de tres fluidos diferenciados: Alimento, Destilado y Concentrado.

Alimento: Es el fluido de entrada al evaporador. Se trata de agua contaminada con diversos productos inorgánicos u orgánicos, sólidos en suspensión, etc. Se precisa en algunos casos de un pretratamiento que puede consistir en una filtración de sólidos gruesos, decantación, neutralización o ajuste del pH cuando convenga, etc.

Destilado: Es el fluido obtenido de la evaporación que ha pasado de vapor a líquido. Se trata de agua más o menos pura, exenta de salinidad. Puede estar, no obstante, contaminada por la presencia de sustancias volátiles que se han evaporado junto con el agua. Dependiendo del destino final del agua condensada, se recomendará reciclarla tal cuál, o efectuar un afino antes de verter. Este tratamiento final del agua se consigue mediante sistemas de absorción-adsorción, separación por membranas u otros, para conseguir si se precisa agua ultrapura o vertible según tabla III.

Concentrado: Es el producto residual final, es decir el balance entre destilado y alimento. Por lo general, se consiguen reducir los volúmenes de ingreso unas 10 o 15 veces; se puede llegar incluso a residuo seco con equipos especiales. En algunos casos es posible recuperar este concentrado como materia prima; en otros se cederá a un gestor. Generalmente el tratamiento más recomendado es la incineración del residuo o su valorización como combustible en hornos de firmas cementeras. Existen gestores especializados en este tratamiento o cesión que resultan de bajo coste. También existe la posibilidad de cederlo a depósitos o vertederos especiales dado su bajo contenido en agua. En cualquier caso, la enorme reducción de volumen del residuo hace muy rentable la inversión por el ahorro que representa en gastos de cesión a los gestores tradicionales.

©2014 Condorchem Envitech. Todos los derechos reservados - Aviso legal y política de privacidad